Muchas veces no hemos preguntado, ¿Qué hacen algunas personas que tienen tanta suerte?, ¿Qué cosas puedo hacer para lograr lo que me propongo?, pues creo que la respuesta la puedes encontrar en el momento que conozcas un poco más sobre este tema tan puesto de moda en la actualidad: La inteligencia emocional.

 

Ante que nada te daré una mala noticia, la suerte de la que tanto se habla y a quien le responsabilizamos de los éxitos de las personas, ¡no existe!. Cada uno de nosotros somos creadores  de nuestro propio destino y de nuestra propia suerte, pero ¿Qué es lo que tienen algunas personas para lograr un destino exitoso? Te diré, tienen un Coeficiente Emocional desarrollado, que con el paso del tiempo les ha permitido desarrollar competencias que les ha llevado a cumplir lo que se proponen. De ahí, que cada vez se vuelve más importante para los seres humanos el conocer a fondo sobre este tema.

 

Empezaremos por conocer lo que es la Inteligencia Emocional, Daniel Goleman quien es el precursor y quien puso en auge esta disciplina en 1985 la define de la siguiente manera:

 

“Es la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los ajenos, de motivarnos y de manejar bien las emociones, en nosotros mismos y en nuestras relaciones”.

 

En su libro titulado: “Inteligencia Emocional” nos habla sobre 5 competencias básicas que se desarrollan con la inteligencia emocional y hace una comparación interesante sobre como el coeficiente intelectual alto de las personas no tiene una relación proporcional con el éxito, cuando por el contrario un coeficiente emocional desarrollado si puede marcar una diferencia en la vida de las personas. Y esto sólo se debe a la puesta en practica de las competencias que vamos a mencionar a continuación:

 

1.- Autoconocimiento: Esta es una herramienta de introspección, con la que aprendemos a conocernos a nosotros mismos y al mismo tiempo poder identificar nuestros sentimientos y las causas ajenas que los provocan y la reacción que podemos tener ante tal o cual situación.

 

2.- Autorregulación: Al poder identificar nuestras emociones y las reacciones que tenemos previamente gracias al autonocimiento que tenemos de nosotros mismos podremos lograr la autorregulación de las mismas, en este proceso es cuando se le da el correcto valor al sentimiento que estamos teniendo y por ende la reacción será de acuerdo al momento, lugar o situación que se esta viviendo. Muchas veces al no tener una autorregulación las reacciones que nos provocan ciertos eventos o situaciones no van en consonancia con las mismas y es cuando podemos decir que nos dejamos llevar por el impulso. Sin embargo, con estas competencias bien desarrolladas seguramente la reacción no hubiera sido la misma.

 

 

3.- Automotivación: La automotivación nos ayuda a lograr lo que nos proponemos, muchas veces creemos que no hemos alcanzado lo que queremos, por que nos falto motivación, esperando que venga de fuera, pero ésta solo puede venir de nuestro interior, nosotros mismos somos los únicos responsables de automotivarnos y encontrar la satisfacción personal que se generara al lograr el objetivo propuesto.

4.- Empatía: El desarrollar empatía a través de nuestro autoconocimiento, nos lleva a poder comprender mejor a las personas que nos rodean y por ende generar relaciones personales más efectivas.

 

5.- Habilidades sociales: Todos las competencias anteriores son claves en la puesta en practica de nuestra habilidades sociales, pues a partir de conocer mis propios sentimientos y mis reacciones, poner en practica el tema de la autorregulación, automotivarme y ser empático con las personas a mi alrededor será cada vez mas sencillo y agradable relacionarse con cada una de ellas generando relaciones asertivas y de gran valor.

 

Como podemos ver la inteligencia emocional es de gran utilidad para nuestras vidas. El poder vivir con ella nos permite tomar conciencia de nuestras emociones, comprender los sentimientos de los demás y lograr una empatía, poder tolerar las presiones a las que nos enfrentamos día a día, sin que ellas generen estrés, al poner el práctica estas competencias se mejora la capacidad de trabajar en equipo y adoptar una actitud empática y social.

 

En cualquier actividad laboral que se desarrolle es de gran importancia poner en practica la inteligencia emocional, de hecho en equipos de alto rendimiento y con objetivos claros, ya se busca desarrollar esta disciplina en cada uno de sus integrantes, pues es una herramienta que hace toda la diferencia para el logro de sus metas, sobre todo cuando estos equipos trabajan bajo niveles de presión muy altos, la inteligencia emocional ayuda a disminuir los niveles de estrés de sus miembros lo que facilita la resolución de problemas de una forma más efectiva.

 

Como se puede ver con todo lo mencionado anteriormente, queda claro que una herramienta clave para lograr el éxito en el ámbito en el que cada quien se desenvuelva es la utilización de la Inteligencia Emocional, pues nos hará personas mas concientes y capaces de relacionarnos mejor con los demás y sobre todo con nosotros mismos.

 

“Al menos un 80% del éxito en la edad adulta, proviene de la inteligencia emocional”

Daniel Goleman